Estrategia

¿Por qué atención diferenciada?

Para restituir el derecho a la salud, el MSPAS cuenta con la Estrategia de Atención Integral y Diferenciada en Salud para Personas Trans en Guatemala.

Esta estrategia tiene como fin el brindar atención en salud a las personas trans sin estigma, exclusión o discriminación desde un enfoque y atención biopsicosocial.

En el marco del derecho a la salud, es necesario que las personas trans tengan acceso a los servicios que ofrece el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social -MSPAS-.  Para ello, se hace necesario que en los programas y establecimientos del MSPAS, a lo largo del país, se sensibilice a las/os trabajadores para prestar atención sin discriminación, exclusión o estigmatización.  

Es fundamental que se provea los servicios de salud a las personas trans que visitan las clínicas, centros de salud y hospitales, sin referirles a las unidades especializadas para la atención de ITS, VIH y Sida, si no se les requiere. 

Por lo anterior es necesario que el equipo de profesionales cuya especialidad y función es normar y reglamentar a nivel técnico, incorporen las acciones en las normas de atención para guiar el quehacer y la conducta médica en los programas de salud existentes.

Las prácticas y las actitudes transfóbicas de las instituciones y el personal de atención de la salud pueden disuadir a las personas trans de recabar servicios, lo cual tiene a su vez un efecto negativo en los esfuerzos por luchar contra el VIH/SIDA y otros problemas de salud. 

En Guatemala, las personas trans tienen especiales dificultades para acceder a la atención de la salud. Los profesionales de la salud no suelen ser conscientes de las necesidades de esta comunidad y carecen de la formación profesional necesaria. Producto de esta desinformación, no se les brinda una atención idónea, cálida y oportuna. 

Por todo lo anterior, es necesaria la implementación de esta estrategia para la atención diferenciada.

En el marco del derecho a la salud, es necesario que las personas trans tengan acceso a los servicios que ofrece el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social -MSPAS-.  Para ello, se hace necesario que en los programas y establecimientos del MSPAS, a lo largo del país, se sensibilice a las/os trabajadores para prestar atención sin discriminación, exclusión o estigmatización.  

Es fundamental que se provea los servicios de salud a las personas trans que visitan las clínicas, centros de salud y hospitales, sin referirles a las unidades especializadas para la atención de ITS, VIH y Sida, si no se les requiere. 

Por lo anterior es necesario que el equipo de profesionales cuya especialidad y función es normar y reglamentar a nivel técnico, incorporen las acciones en las normas de atención para guiar el quehacer y la conducta médica en los programas de salud existentes.

Las prácticas y las actitudes transfóbicas de las instituciones y el personal de atención de la salud pueden disuadir a las personas trans de recabar servicios, lo cual tiene a su vez un efecto negativo en los esfuerzos por luchar contra el VIH/SIDA y otros problemas de salud. 

En Guatemala, las personas trans tienen especiales dificultades para acceder a la atención de la salud. Los profesionales de la salud no suelen ser conscientes de las necesidades de esta comunidad y carecen de la formación profesional necesaria. Producto de esta desinformación, no se les brinda una atención idónea, cálida y oportuna. 

Por todo lo anterior, es necesaria la implementación de esta estrategia para la atención diferenciada.

Las personas trans requieren atención integral y diferenciada en salud sin estigma, exclusión o discriminación, desde un enfoque y atención biopsicosocial.